jueves, 13 de febrero de 2014

Día Ciento setenta y uno

No hay palabras suficientes para expresar mi indignación...


1 comentario:

  1. Para eso está el cuerpo y su motor de tornados... un abrazo.

    ResponderEliminar