martes, 26 de junio de 2012

Día Ochenta y uno

Cuando el eclipse sea total en mis ojos, la caída será inevitable. Por favor, no os asustéis, no huyáis! si los perros aúllan la perdida entre los callejones de míseras vidas y las musas -ay! las musas- vomiten hermosos versos encerradas en celdas de contención. Cuando la oscuridad sea total, mi deseo acabará muriendo, olvidaré la belleza de los narcisos y sin remedio, tu nombre... 


Isidre Nonell. Dolores






miércoles, 20 de junio de 2012

Día Ochenta

El aire se estremece cuando nosotros, porteadores de abismos y sueños obscenos, nos deleitamos ante las grotescas imágenes que nos regala la frustración. Haciendo caso omiso al tintineo de fúnebres campanillas, nos reímos de la muerte y el ajeno fracaso. Bailamos hasta desfallecer, ebrios de sexo y lujuria, sin pensar o ni siquiera sospechar que detrás de esa puerta,  hay gusanos que esperan pacientemente relamerse con nuestra ignorancia...


Van Gogh. Borrachos


jueves, 14 de junio de 2012

Día Setenta y nueve

La volátil trementina intoxica los pulmones de las ausentes mariposas que habitan en mi estómago. La pesada fluidez en los trazos y la rápida absorción acrílica, te exasperan hasta límites insospechados. La impulsividad te mete mano- si, justo ahí, cariño- ante el estupor de la siempre limitada paciencia. Fractura abierta que sangra imágenes bucólicas, naturalezas muertas, suicidios colectivos de neuronas y los fascinantes monstruos que escondes -siempre bajo llave- en el último cajón del subconsciente...


Goya. Viejos


lunes, 11 de junio de 2012

Día Setenta y ocho

La lógica desaparece cuando las endorfinas pululan libremente por nuestra imperfección humana. No existen esquemas ni parámetros posibles a que agarrarnos. El naufragio emocional es inminente cuando eso de pronunciación imposible, te agarra fuertemente por las meninges y sin intención de soltarte, te tumba con un KO digno de los pesos pesados.
 ¿Acaso no ves amor, como intento mantener el fatal equilibrio entre el abismo y la pasión; sin red y con la lujuria incrustada en la hipermetropía de mis retinas?


Egon Schiele. Liebespaar


jueves, 7 de junio de 2012

Día Setenta y siete

La desnudez de la indiferencia corrompe el alma de forma drástica ante las cuencas vacías de los sueños nonatos. Vértice diseccionado por una perfecta autolisis de impulsos esquizoafectivos. Contemplad con vuestra ceguera como bombea mi corazón: sístole y diástole perfectas. Prodigio o vulgaridad de la naturaleza humana en la que solo los muertos pueden encontrarle sentido a esta terrible fragilidad...


Jacques Louis David. La Mort de Marat







lunes, 4 de junio de 2012

Día Setenta y seis

Gigantescas olas me engullen, muriendo de placer a cada embestida como si del mejor de los amantes se tratara. La sal y la dopamina me ciegan a partes iguales ante el espectacular y siempre desconcertante océano. Orgasmo onanista con la consiguiente decapitación de afilados erizos. Erotismo en estado puro. El mar se tiñe de purpúreo rojo cuando la abrasión de los sentidos llega a su cenit, los atunes mueren y mi cuerpo se convierte en primigenia agua...